Becas Perú

El proyecto se realiza en la Cordillera Negra de los Andes peruanos, en el Departamento de Ancash (Perú).

Esta zona está formada por varios valles situados a gran altura donde existen muchas comunidades indígenas aisladas entre sí, sobre todo por las dificultades de comunicación y que, debido a su poca participación en la vida del país, están completamente olvidadas por el gobierno de Lima.

Es una de las zonas más deprimidas socioeconómicamente del Perú. Las dificultades de comunicación, la escasez de lluvia, la gran altitud donde viven sus habitantes, que dificulta la agricultura y la ganadería, y la carencia de otras fuentes de ingresos económicos complementarios, provoca que los habitantes de la región andina (en la zona de la Cordillera Negra) presenten un nivel de vida muy bajo, con una economía familiar de supervivencia centrada en el escaso intercambio de productos agrícolas. Debido a este sistema económico de trueque, no hay circulación de dinero, y esto dificulta el acceso a muchos servicios que exigen el pago de dinero en efectivo (sanidad, transporte, etc.)
Gran parte de la población de la zona habla exclusivamente el idioma quechua, sobre todo las mujeres, mientras que todo el sistema estatal sanitario, administrativo y educativo está desarrollado en castellano. Es fácil deducir la poca capacidad de integración de estos indígenas.

El proyecto pretende el desarrollo educativo de los indígenas de las comunidades quechuas de la Cordillera Negra en los Andes peruanos. Se quiere becar a jóvenes indígenas para que puedan realizar estudios superiores. Con ello se intenta no sólo la promoción indivudual de los alumnos becados, sino también el desarrollo de la zona, ya que en los veranos y en los primeros años después de su titulación deben trabajar en sus respectivas poblaciones, contribuyendo así de forma significativa al desarrollo económico de la zona.

El proyecto lleva varios años ya y con gran éxito; la novedad en este año es la ampliación del número de mujeres que van a participar, ya que hasta ahora sólo dos habían sido becadas. Ha sido difícil convencer a las familias de la participación de mujeres en los estudios por su concepción sociológica del papel de la mujer en la sociedad. Parece que el trabajo ha dado resultado y este año se ampliará el número de mujeres becarias para intentar llegar a la igualdad (10 mujeres).

El programa comenzó en el año 2000 con la concesión de dos becas de estudio y en el curso actual 2005 se han becado a 27. Este año se potencian principalmente las diplomaturas y estudios técnicos, puesto que al ser menos años la duración de los estudios el proyecto puede favorecer a más alumnos. Los estudios elegidos este año son: enfermería, educación y profesiones técnicas (mecánicos, etc.).

La implicación de los beneficiarios es máxima ya que son ellos mismos los que se han interesado por el proyecto. Por otra parte los profesores de los colegios, las familias y las autoridades locales de las comunidades participan activamente en la selección de los becados y apoyan el programa, tanto económica como institucionalmente.

Deja un comentario