Tracoma

Conjuntivitis granular u oftalmia egipcia. Es una Inflamación de la conjuntiva con afectación de la córnea y otras mucosas, que puede evolucionar durante toda la vida, ocasionando cicatrices en dicha conjuntiva, con la consiguiente deformación de los párpados y, finalmente, ceguera.
Si los párpados se irritan de manera severa, las pestañas pueden invertirse y rozar la córnea, produciendo ulceraciones oculares, cicatrización posterior, pérdida visual y hasta ceguera.

El tracoma se adquiere por contacto directo con secreciones oculares o de la nariz-garganta de individuos enfermos y objetos inanimados que pueden haber estado en contacto con estas secreciones como toallas o ropa que también pueden diseminar la enfermedad. Además, ciertas moscas que se han alimentado en estas secreciones pueden transmitir el tracoma.

Riesgo. Principalmente reside en la falta de higiene personal y en los alimentos sucios con polvo ambiental, en zonas pobres de concentración de personas. Las formas más activas de tracoma se presentan en niños. La transmisibilidad es baja en contactos esporádicos.

Profilaxis. Lavado frecuente de manos con agua y jabón; no compartir toallas.

El tratamiento consiste en aplicar pomadas antibióticas que contengan tetraciclina o eritromicina durante 4 a 6 semanas. Estos antibióticos pueden también ser administrados por vía oral. Si esta enfermedad causa deformaciones en el párpado, la conjuntiva o la córnea, puede ser necesario recurrir a la cirugía.

Deja un comentario